STI

STI – Sexually transmitted infection = enfermedades de transmisión sexual

¿QUÉ HACER?

Si el sexo de riesgo ya se ha producido, incluso oral, y no has respetado los principios del sexo seguro, presta atención a tu estado de salud. Si sospechas haber contraído una infección de transmisión sexual y detectas en ti algunos de los síntomas siguientes evita la relación sexual para no propagar más la infección, busca enseguida un dermatólogo y sigue sus recomendaciones.

 

Si entre 2-14 días después del contacto de riesgo notas dolor y ardor al orinar, secreción de color blanco-amarillo a amarillo verdoso de la uretra o del útero, o picazón en el recto o dolor de garganta, podrías haberte infectado de gonorrea. Cuidado: la gonorrea puede ser asintomática y si no se trata puede provocar complicaciones incluyendo la infertilidad. Tras una relación sexual de riesgo es recomendable contactar con un dermatólogo

 

 

Te puedes haber infectado de sífilis si una mancha roja o un grano en los genitales, el recto, la boca se convierte en una abrasión indolora o una úlcera, o bien palpas una hinchazón de los ganglios linfáticos más cercanos, o bien entre 9 y 12 semanas después de una relación sexual sin protección tienes fiebre o una erupción en la piel del tronco o las extremidades. Atención: la sífilis puede transcurrir sin problemas.

Una sífilis no reconocida y no tratada lleva con los años a complicaciones graves que afectan al sistema nervioso central, los nervios periféricos, el corazón, los vasos sanguíneos, los huesos y la piel. Durante el embarazo el feto puede infectarse, lo que puede provocar un aborto o numerosos defectos de nacimiento.

 

 

Si tienes dolor al orinar, a veces secreción acuosa de la uretra o el útero, es posible que hayas contraído clamidia. Precaución: el 70% de las infecciones por clamidia son asintomáticas. Las infecciones no tratadas pueden provocar complicaciones en las articulaciones, embarazos ectópicos e infertilidad. Estas infecciones son actualmente la infección de transmisión sexual más común.

 

 

Si sientes picor en los genitales o enrojecimiento del prepucio, el glande o ambos, o bien ardor vaginal y una secreción genital lechosa y espesa, podrías tener una infección de hongos.

 

 

Son pequeños crecimientos verrugosos en las mucosas genitales o el recto que causan picazón. Precaución: ciertos tipos de virus del VPH que causan verrugas pueden provocar cáncer de cuello uterino. También pueden causar cáncer de recto, sobre todo en hombres que tienen sexo con hombres (HSH), y recientemente se han relacionado con cánceres de boca.

 

 

Si tienes ampollas que se transforman pronto en dolorosas llagas genitales, en el recto o la boca, puedes tener herpes. Atención: el herpes suele reaparecer cuando una persona está debilitada. Si la infección se transmite de madre a hijo en el parto, la infección puede poner en grave peligro al recién nacido.

 

 

Si entre 2 y 6 semanas tras una relación sexual de riesgo notas fiebre, dolor de cabeza, muscular, articular, nasofaringitis, inflamación de los ganglios linfáticos, una erupción en el torso o la espalda, podría ser una infección aguda de VIH, que con los años lleva al fallo de las defensas y al SIDA. Atención: la infección de VIH puede ser asintomática y solo se puede probar con un examen de laboratorio. (testem na HIV).